Magrit
2004
Siempre hemos visto los zapatos de Magrit como flores: osados, sensuales, coloridos, presumidos... son como las flores para las plantas: sus armas de seducción. Y son zapatos de cuento. Pusimos en sus cajas imágenes fotográficas de pétalos, para obtener flores imaginarias, diferentes de las flores reales. El fondo es blanco, como la luz. Las bases e interiores de las cajas son de colores vivos y cálidos que explican su filosofía de marca: una eterna primavera.

Foto: Pati Núñez i Kike Segurola